EN RECONSTRUCCIÓN

lunes, 9 de julio de 2012

EL PADRE FAUSTO MILLA DESCIENDE A LOS INFIERNOS EN HONDURAS.-

Pareciera como sacado de hechos bíblicos o mitológicos como el momento previo a la “Resurrección cuando Cristo descendió a los infiernos” o como lo relatara Dante en la “Divina Comedia” o como la prueba cuando “Orfeo descendió al Inframundo”, así este personaje de la sociedad hondureña conocido como el Padre Fausto Milla desciende a los infiernos cuando expresa por los medios de comunicación: “Que en las filas del Partido Libertad y Refundación (LIBRE) hay presencia de personas ligadas al narcotráfico”.

Bajar a los infiernos requiere de una sólida convicción y preparación en la fé y la moral para enfrentar a los demonios en esa lucha por el alma de sus semejantes. El enfrentamiento con Luzbel es duro y el escenario de esa batalla es la conciencia del ser humano.


No me cabe la menor duda que el Padre Fausto Milla tiene una sólida investidura al manifestar esas declaraciones y las hace bajo la premisa de su preocupación no solo por Honduras y la sociedad hondureña donde el demonio del narcotráfico ya tiene bastante terreno ganado en el alma de los hondureños, lo hace por proteger al recién nacido (LIBRE) para que este bebé no sea poseído por las bestias infernales de los alucinógenos.

El señalar y autocriticar como lo hace el Padre Fausto Milla es con motivo de verbo porque entiende en los principios de su fe cristiana, el momento en el que Cristo expulso a los mercaderes del templo.

Expulsar a los malignos espíritus pareciera ser una tarea que incomoda en el Hades a Belcebú y sus seguidores y en algunos sectores del propio LIBRE ponen en duda la convicción ciudadana, lucha y el compromiso con la oportunidad histórica del recambio que ha esperado el Padre Fausto Milla como miles de hondureños para Honduras, que ahora se identifican con los sectores progresistas aglutinados en el FRENTE NACIONAL DE RESISTENCIA POPULAR (FNRP) y LIBERTAD Y REFUNDACION (LIBRE).

Satanás no descansa y no tardo en distraer la lucha del bien, cuando la Fiscalía del Crimen Organizado manifiesta que citará al hombre de fé, para que explique dicha circunstancias que son equivalentes a que dé nombres y pruebas, para que este sea devorado por el mismo infierno.

¡Qué pena, que tristeza!

La Fiscalía Contra el Crimen Organizado y los órganos especializados en narcotráfico no deberían citar al Padre Milla, a cambio deberían ser llamados los candidatos presidenciales de todos los partidos políticos en cada una de sus corrientes a través del Tribunal Supremo Electoral, para que colaboren en verificar sus listas a cargos de elección y pasen a una depuración no solo de presencia de narcotraficantes sino de cómo están financiando sus campañas.

¿Por qué se callan?

¿Por qué guardan silencio?

Los candidatos presidenciales deberían de dar un paso al frente en este tema si de verdad quieren a Honduras y a los hondureños.

En esa eterna lucha entre el bien y el mal, espero que el alma del hermano FAUSTO MILLA no sea sacrificada en una orgia, en la que la bestia del narcotráfico con su risa hirviendo diga: “Vencí una vez más”.

Carlos Augusto Hernández Alvarado
Abogado y Notario
carlosaugusto69@yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada